Utilizamos cookies próprios e de terceiros para coletar informação estatística do uso de nosso site e lhe mostrar publicidade relacionada com suas preferências mediante a análise de seus hábitos de navegação. Se continuar navegando, consideramos que aceita o uso dos cookies. Você pode mudar a configuração ou obter mais informações aqui.
Fechar
PlanetadeLivros.com.br
Noelia Amarillo
Madrid, 1972

Noelia Amarillo

Madrid, 1972

No lo llames sexo... ¿O sí? Serie No lo llames, 4
Compre

No lo llames sexo... ¿O sí? Serie No lo llames, 4

Noelia Amarillo

Una novela romántico-erótica que nos enseña que los remordimientos pueden anclarte a la tierra, pero el amor puede elevarte al cielo. ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para olvidar?

Compre
Sinopse de No lo llames sexo... ¿O sí? Serie No lo llames, 4

Me gusta el sexo. Mucho. Pero no por el éxtasis que conlleva, o al menos no solo por eso, sino porque cuando estoy perdido entre el placer, el deseo y la necesidad es el único momento en que puedo dejar de
pensar en lo que hice. En el daño que provoqué. En el precio que me tocará pagar cuando me atrapen.

Porque tengo claro que va a ser así. No puedo escapar. No sé cómo hacerlo.

Llevaba huyendo tanto tiempo que ya ni siquiera sabía cuál era mi lugar en el mundo, hasta que di con Calix e Iskra. Y los deseé con locura. Tanto que me volví descuidado y olvidé fortificar mi corazón.

Pero no fueron ellos los que se colaron en él a través de las grietas que se abrieron, sino la Reina del Infierno. Y la deseo mucho más de lo que sería prudente.

Me gusta el sexo. Mucho. Pero no por el éxtasis que conlleva, o al menos no solo por eso, sino porque cuando estoy perdido entre el placer, el deseo y la necesidad es el único momento en que puedo dejar de
pensar en lo que hice. En el daño que provoqué. En el precio que me tocará pagar cuando me atrapen.

Porque tengo claro que va a ser así. No puedo escapar. No sé cómo hacerlo.

Llevaba huyendo tanto tiempo que ya ni siquiera sabía cuál era mi lugar en el mundo, hasta que di con Calix e Iskra. Y los deseé con locura. Tanto que me volví descuidado y olvidé fortificar mi corazón.

Pero no fueron ellos los que se colaron en él a través de las grietas que se abrieron, sino la Reina del Infierno. Y la deseo mucho más de lo que sería prudente.

Bibliografia de Noelia Amarillo

Carregando...