Utilizamos cookies próprios e de terceiros para coletar informação estatística do uso de nosso site e lhe mostrar publicidade relacionada com suas preferências mediante a análise de seus hábitos de navegação. Se continuar navegando, consideramos que aceita o uso dos cookies. Você pode mudar a configuração ou obter mais informações aqui.
Fechar
PlanetadeLivros.com.br
Kalaf Epalanga
 ©Sara De Santis
©Sara De Santis

Kalaf Epalanga

También los blancos saben bailar
Compre Ler um trecho

También los blancos saben bailar

Kalaf Epalanga

Si el amor es un acto de rebeldía, bailar es el inicio de cualquier revolución.

Compre
Sinopse de También los blancos saben bailar

¿Qué hace un negro sin pasaporte tratando de entrar a Noruega? Es lo que le preguntaron al músico angoleño Kalaf Epalanga cuando de camino a un importante festival de música la policía lo detuvo y lo llevó al calabozo.

El miedo siempre nos conduce a casa, así que en la soledad de la celda, nuestro protagonista y autor decide explicarle a esos oficiales altísimos y rubísimos que el corazón de África es también el corazón de Europa y que el ritmo melifluo de la kizomba tiene las mismas pulsaciones que las de un enamorado. Entonces la historia se abre en dos y conocemos a nuevos personajes: Sofía y Quito, que bailan y sudan por las calles de Lisboa; y Viking y Ava, un noruego y una libanesa que buscan aceptación bajo el cielo oscuro de Oslo. 

También los blancos saben bailar es una novela musical porque se lee y se bambolea y habla sobre aquello que nos une. A ratos lección amarga de la historia de los oprimidos, a veces cruce de sensualidad y ternura entre personajes tan, pero tan distintos que no pueden hacer otra cosa que enamorarse.

¿Qué hace un negro sin pasaporte tratando de entrar a Noruega? Es lo que le preguntaron al músico angoleño Kalaf Epalanga cuando de camino a un importante festival de música la policía lo detuvo y lo llevó al calabozo.

El miedo siempre nos conduce a casa, así que en la soledad de la celda, nuestro protagonista y autor decide explicarle a esos oficiales altísimos y rubísimos que el corazón de África es también el corazón de Europa y que el ritmo melifluo de la kizomba tiene las mismas pulsaciones que las de un enamorado. Entonces la historia se abre en dos y conocemos a nuevos personajes: Sofía y Quito, que bailan y sudan por las calles de Lisboa; y Viking y Ava, un noruego y una libanesa que buscan aceptación bajo el cielo oscuro de Oslo. 

También los blancos saben bailar es una novela musical porque se lee y se bambolea y habla sobre aquello que nos une. A ratos lección amarga de la historia de los oprimidos, a veces cruce de sensualidad y ternura entre personajes tan, pero tan distintos que no pueden hacer otra cosa que enamorarse.

Bibliografia de Kalaf Epalanga

Carregando...